HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




viernes, 20 de abril de 2018

CÓMO ENSEÑAR A UN BEBÉ A ACARICIAR A UN PERRO/GATO, POR ROSANA ALVAREZ



Cuando se tienen perros, gatos y un bebé, como es nuestro caso, todo se te hace un caos. La verdad sea dicha, por mucho que quieras y que lo intentes, no puedes llevarlo “tó palante”. No te queda tiempo para nada, es más, te da la sensación de que al día le faltan horas, aunque las que tiene se te hacen eternas porque te parece que nunca vas a acabar con todo lo que tienes que hacer. Para colmo, si de la pareja trabajan los dos y no eres rica como para pedir excedencias o contratar a alguien que te arregle la casa, ya sabes: “¡no olvides supervitaminarte y mineralizarte!”, como decía Súper Ratón.


Así que, bueno, vas observando casi sin darte cuenta cómo el bebé va creciendo, y te das cuenta de que ya se mueve, gatea y lo coge todo, o al menos lo intenta. Si no andas con mil ojos, estaréis de acuerdo conmigo los que tengáis niños, en 0,2 milésimas de segundo se ha podido pillar los dedos con una puerta, darse de boca contra la mesa o suicidarse desde la trona, cuando no otras cosas peores.


Dentro de los elementos que conforman este tan tranquilo ambiente casero están los animales. Y claro, ellos tienen sus sitios y momentos de descanso. Y hay que tener mucho cuidado de que esa cosa que gatea a mil por hora no invada estos espacios y estos momentos de tranquilidad del animal. Porque una de las cosas que hará es agarrarle un puñado con la mano cerrada y tirar con todas sus fuerzas (no sabemos por qué, esto de arrancar pelo a puñados parece ser un instinto básico de los bebés)


Los bebés son muy pequeños, claro, pero no creáis que por eso no pueden entender lo que les expliques, lo que pasa es que no se pueden expresar con palabras, pero engañan más de lo que parece.  Además, llega un momento en que tienden a imitar lo que hacen sus padres. No hay que castigar, no hace falta, simplemente enseñarles cómo se debe hacer. El refuerzo positivo es la mejor arma, y en esta casa se escucha el ¡muy bieeeeeeen! por doquier. De vez en cuando los perros te miran con cara de: “¿dónde está el premio?”
Un ejemplo de las cosas que puedes enseñar a tu bebé es cómo acariciar al perro o al gato. Cambiar esa interacción en forma de agarrar pelo por otra en forma de tocar despacito. Y así, en vez de tener un perro calvo y un niño macarra, tendrás un perro feliz y relajado y un niño contento con sus bichos.


Por supuesto, el refuerzo positivo vendrá para el bebé por tocar suave al perro, y para el perro por aguantar sus manitas golpeándole, que lo de “suave” para un bebé que todavía no coordina bien sus movimientos es un decir, claro.
Que sepáis que yo también me he beneficiado del cambio, que ya me veía comprándome una peluca.
Posteriormente, cuando el bebé lo haya aprendido del todo, se le podrá ir enseñando la mejor zona donde tocarle, el mejor momento y muchas cosas más.



Por Rosana Alvarez Bueno en Etolia